Cuando tenía 8 meses, Gabriela Rodríguez perdió a su mamá en el ataque terrorista contra la sede de Pasteur 633. Hoy protagoniza un video, realizado con la técnica de “stop motion”, que insta a no olvidar y a expandir el reclamo por cada hecho impune en nuestro país.

"> Cuando tenía 8 meses, Gabriela Rodríguez perdió a su mamá en el ataque terrorista contra la sede de Pasteur 633. Hoy protagoniza un video, realizado con la técnica de “stop motion”, que insta a no olvidar y a expandir el reclamo por cada hecho impune en nuestro país.

" /> ..:: Diario Misionesaldia.Net ::..
 
RSS Volver al Home Contactar con el Sitio Agregar a Favoritos RSS  
  
Imprimir artículo

Votos: 3.0/5 (1 voto)

Nacionales - Argentina

Protagonizado por una joven de 25 años, “Mamá” es el nuevo proyecto de AMIA que denuncia la impunidad y reivindica el valor de la memoria


Cuando tenía 8 meses, Gabriela Rodríguez perdió a su mamá en el ataque terrorista contra la sede de Pasteur 633. Hoy protagoniza un video, realizado con la técnica de “stop motion”, que insta a no olvidar y a expandir el reclamo por cada hecho impune en nuestro país.


 

“Mi mamá no se murió. A mi mamá la mataron, la mataron como a otras 84 personas en el atentado a la AMIA, hace 25 años, cuando yo tenía 8 meses. Obligada, aprendí a vivir sin mi mamá. No quiero resignarme a vivir sin justicia.”

Las palabras pertenecen a Gabriela Rodríguez, la joven de 25 años que protagoniza “Mamá”, el nuevo video producido por AMIA para seguir denunciando la falta de justicia, y reafirmar una premisa central para la institución, en un nuevo aniversario del atentado: “No existe construcción del presente sin el entrenamiento permanente de la memoria”, tal como asegura Ariel Eichbaum, presidente en ejercicio de la entidad.

Con la idea y producción de Elio Kapszuk, director de Arte y Producción de AMIA, “Mamá” fue realizado por el director, animador y cineasta Juan Pablo Zaramella, mediante la técnica de \\\\\\\"stop motion\\\\\\\", que consiste en generar un efecto de movimiento mediante la sucesión de múltiples imágenes fijas.

En el video, Gabriela le pone voz a su propia historia, marcada por una ausencia que se hace presente de manera permanente. Gabriela perdió a su mamá, Silvana Alguea, el 18 de julio de 1994, cuando tenía 8 meses. Silvana trabajaba en el área Social de la institución y fue alcanzada por la bomba que explotó en la AMIA aquella fatídica mañana.

“Gabriela tiene la misma edad del atentado y representa a una juventud a la que muchas veces se le hace creer que la memoria es un ancla de hierro, una carga que nos ata al pasado, que no nos deja crecer, que hay que soltar para ser dueños del futuro. Esto es una falacia peligrosa”, advierte Kapszuk.

“Su historia nos permitió plasmar de manera muy gráfica la respuesta a la pregunta acerca de qué significan 25 años, y por qué el olvido no puede triunfar. Trabajar la historia de una persona que era bebé al momento del atentado nos pareció un camino que nos permitía mostrar el paso del tiempo, y destacar la importancia de recordar”, resalta.

Para contar la historia de Gabriela, AMIA convocó a Zaramella, un artista consagrado, cuyo cortometraje “Luminaris” es el más premiado de la historia, con 327 reconocimientos recibidos en todo el mundo. El “stop motion”, una de las técnicas de animación que emplea Zaramella concordaba de manera casi lineal con un concepto que la institución viene trabajando en sus diferentes acciones de recordación.

Las imágenes que componen \\\\\\\"Mamá\\\\\\\" son una secuencia de fotos estáticas que crean la ilusión de movimiento. “Podemos decir que en el stop motion, hay que empujar, las fotos, cuadro por cuadro, para producir un efecto. Con la falta de justicia, ocurre algo similar. Hay que empujar y traccionar para que la impunidad no nos gane y para que la memoria individual y colectiva siga renovando y sosteniendo el reclamo de justicia”, compara Kapszuk.

Para Zaramella, “Mamá” le dio la oportunidad de comprometerse y contribuir “a visibilizar uno de los hechos más aberrantes de nuestra historia reciente. Desde lo narrativo, este proyecto me dio también la posibilidad de mezclar el documental con la animación, creando una pieza atípica tanto para mi filmografía como para las producciones de AMIA”.

“Los temas importantes hay que abordarlos desde diferentes ópticas para poder entenderlos mejor”, advierte. “Los distintos lenguajes son ojos nuevos, para verlos y explorarlos de otra forma. No es lo mismo leer una historia en un texto impreso a que te la cuente un corto, y que además ese corto sea animado, y contado por la propia protagonista, animada, sin que por eso pierda verosimilitud. Gabriela nunca deja de ser ella, porque su persona animada parece reflejar algo de su interior, algo que no vemos a simple vista y que reluce al ser expuesta a un nuevo medio de expresión. Nosotros le dimos el recurso, ella se expresó a través de él y lo hizo de una manera muy sentida”.

Como sucedió el año pasado, con la historia de Sebastián Barreiros (5), la víctima más joven del atentado, en “Mamá” se eligió trabajar un caso en particular. “La historia de Gabriela nos permitió seguir construyendo memoria y reclamo de justicia a partir de una pieza audiovisual singular, que a su vez integra a toda una tragedia colectiva”, indica el director de Arte y Producción de AMIA.

“El futuro que le robaron a mi mamá forma parte de mi pasado y de la historia de todos”, remarca en este sentido Gabriela en el spot realizado por los 25 años al atentado, en el que insta a “honrar la memoria de los que ya no están, defendiendo la vida y reclamando justicia.”

La realización del proyecto “Mamá” fue posible gracias al apoyo de la Fundación IRSA, DESA - Desarrolladora Energética S.A. y Laboratorio ELEA.

 

El texto de “Mamá”

En “Mamá”, Gabriela Rodríguez cuenta su propia historia. Aquí, su testimonio completo:

“Me dicen que para tener futuro, hay que dejar tranquilo al pasado. Soltar, me dicen que hay que soltar, porque recordar todo el tiempo tira para abajo, hunde. Parece que la memoria fuese sinónimo de tristeza. Y la tristeza no está de moda. Pero la verdad es que lo único triste es que te olviden.

En mi caso, recordar es buscar en el corazón, y hacerlo más grande con el recuerdo de los que faltan, y que viven en nosotros cuando los evocamos. Busco en el corazón también con alegría porque me permite saber de dónde vengo y quién soy.

Tengo 25 años y vivo todos los días con una ausencia irreparable. Una ausencia que se hace presente, que me acompaña, que me toma el alma pero que no me paraliza, y me empuja hacia adelante. Una ausencia que tiene misma edad.

Mi mamá no se murió. A mi mamá la mataron, la mataron como a otras 84 personas en el atentado a la AMIA, hace 25 años, cuando yo tenía 8 meses. Obligada, aprendí a vivir sin mi mamá. No quiero resignarme a vivir sin justicia.

No quiero que a nadie le suceda lo mismo. Y no nos equivoquemos: el olvido no te sana ni te garantiza el futuro. El olvido es la ignorancia de la identidad.

El futuro que le robaron a mi mamá forma parte de mi pasado y de la historia de todos. Tenemos que honrar la memoria de los que ya no están, defendiendo la vida y reclamando justicia.

Me dicen que compartí muy poco tiempo con mi mamá y, sin dejar de ser verdad, yo me río porque no pueden entender que ella estuvo en cada momento importante de mi vida, y lo estará siempre porque su ausencia me constituye con una presencia hermosa. Y recordarla es un privilegio. Recordar me fortalece y me permite soñar con un mundo mejor y pelear por ese mundo mejor.

No puedo acostumbrarme a vivir con impunidad porque la impunidad es la repetición permanente de un asesinato. Me gusta pensar que de la misma forma que quien salva una vida salva el Universo entero, quien busca justicia también repara el mundo.

Sueño cada día con ella, recreando su imagen a partir de las fotos que compartimos. La pienso en cada momento. La extraño hace 25 años.

Quiero multiplicar la memoria y expandir el reclamo por cada hecho impune en nuestro país. Se lo debemos a todos los que ya no están. Se los debemos desde hace 25 años y no podemos esperar más. El tiempo es ahora.”

 

CRÉDITOS

Idea y producción: Elio Kapszuk
Dirección: Juan Pablo Zaramella
Proyecto general y guion: Gabriel Scherman, Juan Pablo Zaramella y Elio Kapszuk
Producción y asistencia de dirección: Sol Rulloni
Producción ejecutiva: Nadia Schraier y Vanesa Samsolo
Protagonista: Gabriela Yael Rodríguez
Música original: Edu Blacher
Director de fotografía: Sergio Piñeyro

Escriba su comentario:

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.


..:: Diario Misionesaldia.Net ::..


..:: Diario Misionesaldia.Net ::..
Policiales

Este sitio tiene como finalidad combatir y erradicar la venta de drogas en la Provincia de Misiones.

...
Enviar Comentario
Ciudad

Por que el baño de la costanera IV tramo siempre esta cerrado? 

...
Enviar Comentario

..:: Diario Misionesaldia.Net ::..
| Contáctanos | Términos de uso | RSS |
Misionesaldia | Copyright 2011 | Posadas | Misiones | República Argentina
Link de Interes | Diseño Web
Usuarios Online: 01
Visitantes: 1343486